Capitolio de la Habana

Logo de Capitolio de la Habana

Sitio histórico

1112 visitas

Capitolio de la Habana

Logo de Capitolio de la Habana

Sitio histórico

Servicios

Datos Generales sobre el Capitolio de la Habana

Ubicado en el límite de los municipios Habana Vieja y Centro Habana, entre las calles del Paseo del Prado, Dragones, Industria y San José. Superficie de 388,700 metros cuadrados, o sea 2 manzanas. Construcción monolítica cuyos rasgos más sobresalientes son los dos extremos semicirculares de los hemiciclos y la escalinata que da acceso a la Planta Principal del edificio. La cúpula en su centro sirve de remate al monumental edificio. Su costo total se acerca a los 17 millones de pesos que en aquellos tiempos tenía paridad con el dolar.
Datos sobre su construcción
Inicio definitivo: marzo de 1926
Inauguración: 20 de mayo de 1929
Tiempo de duración: 3 años, 2 meses y días
Casa constructora: Purdy Henderson Co., la misma que construyó el Centro Gallego, Palacio de los Asturianos, Banco de Obispo y Aguiar.
Director artístico y técnico: Arq. Eugenio Raynieri Piedra.
El equipo que participó auxiliando al director artístico estuvo integrado por Luis V. Betancourt que estuvo a cargo de los dibujantes que tuvieron la responsabilidad de los últimos detalles que se le hicieron . Todo el equipo técnico estuvo integrado por más de 20 ingenieros , arquitectos , proyectistas y dibujantes cubanos quienes tuvieron a su cargo la ejecucuón de todos los planos definitivos que se concretaron en las piedras del Capitolio. En la construcción participaron alrededor de 8 mil hombres.
La Cúpula del Capitolio
La quinta en el mundo entre las del Renacimiento, por sus proporciones y su silueta recuerda la Basílica de San Pedro en Roma. Su esbeltez y altura la destacan desde diversos puntos de la Ciudad y especialmente desde la entrada de la bahía de La Habana. Es en la actualidad el segundo punto más alto de la Ciudad, precedido por el Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución.
El Pórtico Central
Soportado por seis columnas jónicas de granito, es bellísimo y domina con el gesto altivo de su elevado ático. Se destacan las tres grandes puertas de bronce que dan acceso a la Planta Principal, los bajorrelieves o metopas de Zanelli y las dos puertas , también de bronce, que dan acceso a las logias y a los elevadores.
La Planta Principal
Distribuídos por toda la planta 16 salones que se disputan la belleza y suntuosidad fueron sede de los Comités Parlamentarios, Salas de Comisiones y puntos de contacto entre las dos alas destinada para cada una de las Cámaras. Tratados en diversos estilos del Renacimiento Italiano y español, lo más notable son los trabajos de los techos y artesonados, la predominancia del colorido de los mármoles italianos, las maderas preciosas y el bronce que se encuentra no sólo en las paredes sino también en las lámparas, columnas y ventanales. En la actualidad los que se han restaurado se habilitan para celebrar en ellos eventos, ferias y exposiciones y diversas actividades de corte social y cultural.
Puertas de Bronce de la Entrada Principal
Son 3 puertas con 10 recuadros cada una que recogen pasajes de la historia de Cuba desde la época precolombina, transitando por la formación de la cubanía, las luchas independentistas y culminando con la fundación de la República de Cuba hasta la inauguración del edificio en 1929.
Los grupos escultóricos de la fachada principal
De bronce, diseñadas por el artista italiano Angelo Zanelle y ubicada a ambos lados de la escalinatas, preceden la entrada al edificio. La figura femenina simboliza "La virtud tutelar" y la masculina, " El trabajo" Fueron fundidas por la Fonderia Lagan'z de Nápoles, Italia
Bajorrelieves del Pórtico
Diseñados y esculpidos por el artista italiano Angelo Zanelli complementan el trabajo de este artista en el Capitolio, Son 7 y están ubicados en la parte superior de cada una de las puertas que preceden la entrada por la escalinata.
La Estatua de la República
Considerada la tercera estatua más alta bajo techo del mundo, la primera es el Buda de Oro de Nava, en Japón y la segunda el Memorial a Lincoln, en Washington. Originalmente bañada en oro de 22 kilates es sometida a un proceso de limpieza para llevarla a su estado. inicial
El Brillante
Ubicado en el centro de la rotonda, marca el kilómetro cero de las carreteras del país y está rodeado de una estrella octogonal diseñada y elaborada con mármoles italianos en diversas tonalidades.
Salón de los pasos perdidos
Salón de Pasos Perdidos- el de mayores dimensiones y suntuosidad, compuesto por dos salas divididas por una rotonda, en el mismo pueden celebrarse grandes recepciones y organizarse ferias y exposiciones.
Formado por la Gran Rotonda bajo la cúpula y las dos salas con sus techos en bóveda de cañón seguido. El efecto acústico es el que le da su nombre. En su centro la réplica del brillante que marca el kilómetro cero de las carreteras del país y la Estatua de la República de diecisiete metros de altura y cuarenta y nueve toneladas de peso. Tiene una dimensión de 120 m de largo, 14,5 de ancho y 19,5 de altura. Complementan el mismos 70 ventanas de bronce y cristal, 32 candelabros o torcheras de bronce y 22 bancos de bronce.
Salón Bolívar
Salón Bolívar- uno de los más bellamente decorados y conservados en su estado original, es idóneo para actos y sesiones plenarias.
Siguiendo por la galería, el SALON BOLIVAR, conservado en su estado y mobiliario originales. Al estilo Imperio con sus espejos venecianos intenta reproducir el ambiente exquisitamente refinado de Francia en la época de Napoleón Bonaparte. Hoy se utiliza para actividades protocolares. Frente al Bolivar y a través de las puertas se aprecia el patio interior que se inscribe dentro de la tradición arquitectónica nacional como el elemento de mayor cubanía del edificio y que acentúa su diferenciación con el resto de los Capitolios existentes en el mundo. En su centro la estatua del Angel Caído.
Salón Baire
Sirvió como salón de protocolo y conferencias de la Cámara de Representantes. Su estilo Ranacimiento italiano con un marcado acento rococó en su artesonado, todo laminado en oro. Se le ha dado ese nombre en recordación a la epopeya histórica acaecida en el sitio del mismo nombre.
Salón Baraguá
De estilo neoclásico, sirvió como sede de las Secretarías de la Cámara de Representantes. Se ha adaptado con mobiliario del edificio para celebrar en ella eventos y reuniones de carácter científico y cultural.
Al continuar por la galería, el SALON BARAGUA, destinado originalmente como sitio de trabajo de las secretarias de la Cámara, su estilo, neoclásico. Fue adaptado con mobiliario del edificio y hoy se utiliza para reuniones, conferencias y eventos en general.
Hemiciclo Camilo Cienfuegos
Al final, la galería de circulación con sus puertas y balcones que le aportan frescura y claridad al HEMICICLO CAMILO CIENFUEGOS, antes de la Cámara de Representantes.
En forma de anfiteatro romano su mobiliario es de maderas preciosas con ornamentaciones en bronce. Sirvió para las sesiones de la Cámara de Representantes, con una capacidad de 169 asientos en su planta baja y en sus balcones y graderías una capacidad hasta llegar a 500 personas. Se destacan en el las dos grandes metopas, obra de Remuzzi, que decoran la pared del estrado presidencial.
Sala Jimaguayú
De estilo renacimiento italiano, lo más notable es el trabajo de sus techos y de sus puertas de maderass preciosas bellamente trabajadas. En la actualidad se habilita para celebrar reuniones y eventos de caracter científico y cultural. Sirvió como lugar de trabajo para las sesiones de la Minoría Parlamentaria.
Salón José Martí
De estilo Renacimiento italiano lo más notable es la belleza en el trabajo de paredes y techos inspirados en las decoraciones de Rafael en Villa Madam en Roma.
Hacia el centro, el SALON MARTI con su bellísimo cromatismo. El decorado de sus paredes y techo aluden a las musas del saber y del pensar concordando perfectamente con el ebjetivo de ser el vestíbulo de la BIBLIOTECA MARTI que con su estantería de caoba y sus lámparas de bronce de media tonelada de peso cada una, sobrecoge por su sobriedad. Esta biblioteca fue destinada para los congresistas, hoy se conserva con parte del mobiliario original y funciona la sala de Consulta y Referencia de la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología.
Al final del Salón Martí y continuando por la galería se accede al ala sur del edificio donde sesionaba la Cámara Alta o Senado y cuya similitud en estilos son una repetición de los salones anteriormente descritos, sólo varía el color del decorado. En la actualidad están en fase de restauración pues se continúan los trabajos de rescate del edificio con el fin de preservarlo y restituírle los valores artísticos y arquitrectónicos que posee
Biblioteca José Martí
BIBLIOTECA MARTI Inspirada en la biblioteca del Vaticano, sirvió como biblioteca de los congresistas. En la actualidad funciona la Sala de Referencia de la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología. Se destaca el trabajo de sus paredes en maderas preciosas todas trabajadaas con la técnica del machiembrado. Es imponente por su elevado puntal y sus cuatro lámparas de bonce de media tonelada de peso cada una. Tiene una capacidad para 300 mil volúmenes distribuídos en dos plantas. En su centro el techo de cristales que le aportan claridad. Sus ventanales y barandas interiores son de bronce.
Escaleras del honor
Hacia la parte posterior del edificio se encuentra el vestíbulo que conduce a las ESCALERAS DEL HONOR, llamadas así porque su uso era exclusivo para los parlamentarios. La amplitud de los peldaños y la distancia entre cada uno de ellos facilitan el ascenso.
Salón Yara
Su techo es de un bello cromatismo de filigranas de yeso y madera combinadas y rematadas con dos bellas lámparas de bronce y alabastro. Las cuatro puertas trabajadas bellamente decoran este salón que en la actualidad se utiliza para celebrar reuniones de trabajo y eventos de carácter científico y cultural.
Los Elevadores
Tanto sus interiores como sus puertas fueron diseñados especialmente por los arquitectos del Capitolio, son del tipo TYLER y en total son 12, de ellos 10 son destinados para pasajeros y 2 para carga.
Las Lámparas
Diseñadas especialmente para el Capitolio por arrtistas cubanos fueron fundidas en su gran mayoría en Francia por prestigiosas casas de fundición parisinas. Cada salón presenta en diversidad de estilos verdaderas obras de arte expresadas tanto en apliquet, de techo como las llamadas torcheras que adornan los Pasos Perdidos, las escaleras del honor, tanto por la Planta Baja como en la segunda y la Sala Martí.
Los Jardines del Capitolio
Son considerados una verdadera obra de arte de la jardinería, diseñados por Forestier, tiene tres aspectos relevantes: las calles y alrededores, la plaza y los patios de honor a ambos lados de la escalinata y los jardines y motivos decorativos.
La solución dada con la amplitud del Prado da la sensación de aire, amplitud y claridad indispensables para darse cuenta de la importancia del edificio.
El patio de honor comunica la entrada principal, la de vehículos y las entradas laterales, lo separan de los jardines una serie de elementos arquitectónicos o pilares que terminan sobre la avenida por dos puntos hacia el final de la escalinata, marcando bien la grandiosidad e importancia de la entrada que mide cerca de 100 metros de largo.
La distribución de las farolas sigue el dibujo de los jardines.
La sencillez, unidad, regularidad de las baldosas del pavimento, los jardines, le dan ese complemento tan singular a esta obra de edificación.
Datos Curiosos
Entre internas y externas el Capitolio tiene 500 ventanas.
La estructura que sostiene la cúpula tiene 1250 toneladas de vigas de acero.
La escalinata tiene 55 peldaños.
Desde los Pasos Perdidos y hasta el cupulino hay que ascender 500 escalones.
En su construcción se emplearon 25 mil metros cúbicos de piedra de Capellanía, por su dureza y homogeneidad esta material se presta para toda clase de trabajos decorativos.
La decoración en yeso fue hecha por 400 obreros que invirtieron mas de 40 mil sacos de este material.
Para levantar el Capitolio fue necesario suprimir la segunda sección del Paseo de Marti, este fue embellecido y convertido en Plaza de la Fraternidad.
El terreno que hoy ocupa el Capitolio fue hasta mediados del siglo pasado una ciénaga que al ser trabajada fue convertida en el Primer Jardín Botánico que tuvo La Habana.
Una visita al Capitolio de la Habana
Este edificio, destinado en sus orígenes como sede del Congreso de la República, hoy continúa
siendo uno de los más importantes de La Habana.
Abarca una superficie de 388 700 metros cuadrados entre las calles del Paseo del Prado,
Dragones, Industria y San José. Fue inaugurado oficialmente una tarde del 20 de mayo de 1929.
Los trabajos de construcción duraron 3 años, 2 meses y días.
La dirección artística de la obra estuvo a cargo del arquitecto Eugenio Raynieri Piedra,
participando unos 8 mil hombres en todo el proceso de construcción. El valor de la obra y el
mobiliario se acercó a los 17 millones de pesos que en aquellos tiempos tenía paridad
con el dolar.
Hasta finales de la década del 50 funcionaron las Cámaras de Representantes y del Senado en
ambas alas del edificio con su correspondiente cuerpo legislativo. En la actualidad radica
el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y varias de sus dependencias.
Por el frente que da a la calle Prado, se aprecia la fachada perfectamente simétrica en
relación al eje de la cúpula; al situarse frente a la escalinata se observa la relación de
profundidad que se establece entre el edificio y los espacios abiertos que lo rodean, ella
es la que le da ese ambiente propio de la fachada.
Los dos grupos escultóricos, obras del escultor italiano Angelo Zanelli, en bronce con
pedestal de granito, son magníficos: el de la derecha representa la Virtud Tutelar, el de
la izquierda, El Trabajo; ambos fueron concebidas como complemento escultórico de la
arquitectura monumental de esta edificación.
La cúpula es sin duda alguna punto focal de la composición, su esbeltez y altura la
destacan desde diversos puntos de la Ciudad y especialmente desde la entrada de la bahía
de La Habana, ella encierra la soberbia vanidad del Capitolio.
El Capitolio por dentro
Una vez que se ascienden los 55 peldaños de la escalinata , vale la pena detenerse en el pórtico Central, pródigo en detalles de una gran riqueza decorativa. A ambos lados las puertas que dan acceso a los elevadores y a las logias. Los frisos, obra de Zanelli, son dignas de ser admirados uno a uno por tanto mensaje anecdótico que encierran.
Las tres grandes puertas de bronce tienen por ambas partes 10 recuadros cada uno a bajorrelieve y recogen pasajes de la historia de la nación, desde la conquista y colonización hasta la inauguración del edificio.
Al atravesar el Pórtico, la Rotonda bajo la cúpula y las dos alas que conforman el Salón de los Pasos Perdidos, concebido para grandes recepciones, su estilo es ecléctico. En el centro, el brillante que marca el kilómetro cero de las carreteras del país; en su nicho, la estatua de la República, obra de Zanelli con un peso de 49 toneladas y 17 metros de altura que la hace ser la tercera estatua del mundo más alta bajo techo; la cúpula con los seis escudos de las antiguas provincias del país y al final de cada una de las salas, las puertas de acceso a los salones y galerías coronadas con el Escudo Nacional en bronce. Por el ala norte y a la derecha se ubica el SALON BAIRE que fue Sala de Conferencia y Protocolo de la Cámara de Representantes. Tratado al estilo Renacimiento Italiano el decorado de su techo en guirnaldas al estilo rococó le aportan singularidad y belleza.
Los vestíbulos de los elevadores y escaleras con una decoración sencilla, lo más sobresaliente que tienen son las puertas de bronce de los elevadores y el zócalo de màrmoles rosado y ocre de las escaleras.
Siguiendo por la galería, el SALON BOLIVAR, conservado en su estado y mobiliario originales. Al estilo Imperio con sus espejos venecianos intenta reproducir el ambiente exquisitamente refinado de Francia en la época de Napoleón Bonaparte. Hoy se utiliza para actividades protocolares.
Frente al Bolivar y a través de las puertas se aprecia el patio interior que se inscribe dentro de la tradición arquitectónica nacional como el elemento de mayor cubanía del edificio y que acentúa su diferenciación con el resto de los Capitolios existentes en el mundo. En su centro la estatua del Angel Caído.
Al continuar por la galería, el SALON BARAGUA, destinado originalmente como sitio de trabajo de las secretarias de la Cámara, su estilo, neoclásico. Fue adaptado con mobiliario del edificio y hoy se utiliza para reuniones, conferencias y eventos en general.
Al final, la galería de circulación con sus puertas y balcones que le aportan frescura y claridad al HEMICICLO CAMILO CIENFUEGOS, antes de la Cámara de Representantes. En forma de anfiteatro conserva su mobiliario y distribución originales.
Hacia la parte posterior del edificio se encuentra el vestíbulo que conduce a las ESCALERAS DEL HONOR, llamadas así porque su uso era exclusivo para los parlamentarios. La amplitud de los peldaños y la distancia entre cada uno de ellos facilitan el ascenso.
En todos los salones y galerías se reiteran los rosetones, las letras RC entrelazadas, cuyo significado es el de República de Cuba, ambos están incorporados a las torcheras, cristales y espejos que coronan los grandes ventanales exteriores y los techos.
Las lámparas varían en su diseño de un salón a otro, creadas por artistas cubanos, en su mayoría fueron fundidas en Francia.
Al continuar por la galería, a la derecha se puede apreciar el trabajo de los techos y puertas de los salones YARA y JIMAGUAYU que antes fueron destinados para las reuniones de los Comités de la Mayoría y la Minoría Parlamentaria. Hoy son utilizados para celebrar reuniones y eventos de carácter científico y cultural.
Hacia el centro. el SALON MARTI con su bellísimo cromatismo y al estilo Renacimiento Italiano. El decorado de sus paredes y techo aluden a las musas del saber y del pensar concordando perfectamente con el ebjetivo de ser el vestíbulo de la BIBLIOTECA MARTI que con su estantería de caoba y sus lámparas de bronce de media tonelada de peso cada una, sobrecoge por su sobriedad. Esta biblioteca fue destinada para los congresistas, hoy se conserva con parte del mobiliario original y funciona la sala de Consulta y Referencia de la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología.
Al final del Salón Martí y continuando por la galería se accede al ala sur del edificio donde sesionaba la Cámara Alta o Senado y cuya similitud en estilos son una repetición de los salones anteriormente descritos, sólo varía el color del decorado. En la actualidad están en fase de restauración pues se continúan los trabajos de rescate del edificio con el fin de preservarlo y restituírle los valores artísticos y arquitrectónicos que posee.
La minuciosidad en el detalle y la simetría son los elementos que definen la concepción ornamental y estructural del Capitolio. Esta es una obra de las que perduran en el tiempo para orgullo de generaciones y los cubanos sienten la satisfacción de tenerlo y mostrarlo para que lo disfrute todo aquel que se sintió atraido por su belleza.
Evaluaciones
¿Le gustaría compartir su experiencia? Escriba una valoración ¿Aún no tiene cuenta? Regístrese
Datos de contacto y ubicación

Calle Paseo del Prado e/ Dragones y San José. La Habana Vieja. La Habana

Ubicación en el mapa